Nuria's picture
Posted by Nuria

Aunque a todos parece envalentonarnos frente a los más jóvenes recordar cuando hace años cruzábamos media España sin cinturones de seguridad en el asiento trasero y sin aire acondicionado hasta llegar a nuestro destino vacacional, lo cierto es que, según datos de la Dirección General de Tráfico, conducir con una temperatura de 35ºC, produce efectos similares a los de una tasa de alcohol cercana a 0,5 gramos por litro en sangre, lo que supone responder un 20% más lento que un conductor a 25ºC.

Esta peligrosa incidencia en la atención y en la reacción ha llevado al Centro Técnico de Seat a diseñar una estrategia para optimizar su uso y abandonar hábitos inadecuados al que Movolytics suma sus propias propuestas. ¿Quieres saber cuáles son esos errores tan comunes que provocan la incomodidad del conductor e inciden en la seguridad?

1.    Sin parasol

Ya sabemos que hay complementos más estéticos para tu vehículo, pero un sencillo y económico parasol para el parabrisas puede rebajar la temperatura en más de 10ºC. Si le sumas láminas de protección solar es un plus contra el astro rey.

2.    Ventanillas cerradas

Si estás estacionado en un garaje vigilado o en uno exclusivo para tu vehículo, no está de más dejar las ventanillas ligeramente abiertas para permitir la circulación de aire y evitar la acumulación de aire caliente en el interior.

3.    Aire a tope

Esto te afecta tanto si te encuentras en la España insular o peninsular, al norte o al sur de la piel de toro. Cuando estacionas tu coche a pleno sol, el interior del habitáculo puede alcanzar los 60ªC, por eso no resulta infrecuente encender el aire al máximo de potencia. Sin embargo, según el Centro Técnico de Seat, la mejor estrategia para bajar la temperatura consiste en abrir puertas y ventanillas e incluso crear una corriente abriendo y cerrando puertas rápida y repetidamente para ventilar el vehículo durante un minuto. Solo entonces, una vez que la temperatura interior se ha rebajado ligeramente, se debe encender el aire acondicionado o climatizador y cerrar puertas y ventanas.

4.    Recirculación

Tener siempre encendida esta opción favorece el empañado de los cristales. Aunque los productos anti-vaho funcionan a la perfección, es recomendable usar la opción de auto encendido, que posibilita un flujo de aire más homogéneo y eficiente.

5.    No encender el aire

Parece que corre algo de aire, que el día está algo más fresco, por eso evitamos su encendido, pero lo que estamos provocando es un mayor riesgo de que los cristales se empañen cuando suba la temperatura exterior.

6.    Difusores directos

Una cosa es que el conductor del vehículo “mande” y otra bien distinta que dirija los difusores hacia su rostro, baje la temperatura o la intensidad del aire y obvie al resto de pasajeros. Para repartir el aire de forma uniforme por todo el vehículo, los difusores no han de apuntar directamente a los ocupantes, sino que han de redireccionarse.

7.    Nulo mantenimiento

Si te ocupas de las pastillas de freno, de los neumáticos, del líquido de frenos… ¿por qué no del aire acondicionado? Es recomendable cambiar los filtros de la climatización cada 15 ó 20.000 kilómetros. Agrupa el mantenimiento del aire con el del aceite, por ejemplo, y nunca se quedará en el tintero.

8.    Habitáculo limpio

Una vez abordado el filtro del aire, toca ponerse serios con el del habitáculo. Según la firma Bosch, en una hora de trayecto en el interior de un coche penetran hasta 100.000 litros de aire que es respirado por los ocupantes. Mantener este aire limpio, libre de polvo, polen, humo, cenizas u otras substancias nocivas ayuda a mantener un aire respirable y, también, a mantener adecuadamente el sistema de climatización y evitar el indeseable empañado de los cristales. Anota el cambio del filtro para cada año.

9.    No solo en verano

El aire acondicionado no solo sirve para reducir la temperatura en verano. Si buscas reducir la humedad de los cristales, es decir, desempañarlos de una forma rápida y limpia, enciende el aire y dirige los difusores hacia los cristales.

10.    Ventanilla ineficiente

Aún hay quien conduce con la ventanilla del coche bajada con el fin de ahorrar energía en la climatización. Sin embargo, esta costumbre influye negativamente en la aerodinámica del vehículo a partir de los 80-90 kilómetros por hora, ofreciendo resistencia, por lo que –en general- no resulta adecuada si se circula en carretera.

Nuria's picture
Nuria

Publicista porque lo vio en una serie de los ochenta, no hay muchos sectores por dónde no haya pasado derrochando y escribiendo con energía, creatividad, ilusión y resultados. Siempre aprendiendo y desde una óptica 360º y circular, su especialidad son los contenidos multicanal, las relaciones de influencia y la reputación.